Skip to content

DERECHO BANCARIOOBLIGACIONES SUBORDINADAS

Resolución de casos de obligaciones subordinadas, con la visión estratégica desde la experiencia de una ex juez.

Los clientes de Banco Popular que, en su día, compraron Obligaciones Subordinadas y no han aceptado la oferta de Bonos de Fidelización de Banco Santander (que implicaba la renuncia al ejercicio de acciones legales) pueden acudir a la vía judicial para recuperar el dinero invertido.

La acción que se ejercita es la de nulidad o anulabilidad por error/vicio en el consentimiento, argumentando en la demanda que la entidad bancaria proporcionó al cliente información engañosa, en la que sólo se alababan los beneficios de las Obligaciones Subordinadas de Banco Popular y se ocultaban los riesgos, de tal forma que si el cliente decidió adquirirlas fue por error.

NOS PONEMOS EN CONTACTO CONTIGO

En la comercialización de estas Obligaciones Subordinadas del Banco Popular existieron numerosas irregularidades en las que se puede fundamentar la reclamación judicial y que elevan considerablemente las posibilidades de éxito.

Estas emisiones de deuda subordinada se comercializaron únicamente a clientes minoristas (es decir, no estaba permitida la compra a inversores profesionales), a pequeños ahorradores de la entidad, pese a tratarse de un producto en modo alguno conveniente ni adecuado para los mismos por los elevados riesgos que comporta.

El cliente firmaba toda la documentación el mimo día de la contratación en la sucursal, sin tiempo suficiente para estudiar su contenido, en base a las escasas explicaciones que le proporcionaba el comercial de turno y confiando en que el banco de que era cliente nunca le iba a ofrecer un producto tóxico o perjudicial para sus intereses.

Tratándose las Obligaciones Subordinadas de Banco Popular de un producto complejo según la Ley del Mercado de Valores, la normativa imponía a la entidad la realización al cliente de un test de idoneidad o, al menos, de un test de conveniencia, obligación que Banco Popular incumplió en numerosas ocasiones.

La nulidad del contrato supone la “restitución recíproca de las prestaciones entre las partes”, es decir, Banco Popular (o, en su caso, Banco Santander) tendrá que devolver el dinero invertido en Obligaciones Subordinadas, con el interés legal desde la fecha del contrato, descontándose de este importe los cupones cobrados por el cliente. Esto supone recuperar la inversión realizada en Obligaciones Subordinadas del Banco Popular después de la pérdida total de la misma como consecuencia de la Resolución del FROB.

DÉJANOS AYUDARTE