Skip to content

DERECHO BANCARIOHIPOTECA MULTIDIVISA

Resolución de casos de hipoteca multidivisa, con la visión estratégica desde la experiencia de una ex juez.

Es un préstamo con garantía hipotecaria, a interés variable, en el que la moneda en la que se referencia la entrega del capital y las cuotas periódicas de amortización es una divisa. Esta divisa extranjera acostumbra a ser el Franco Suizo o el Yen Japonés. Asimismo, el índice de referencia sobre el que se aplica el diferencial para determinar el tipo de interés aplicable en cada periodo suele ser distinto del Euribor, en concreto, el Libor (London Interbank Offerd Rate, esto es, tasa de interés interbancaria del mercado de Londres).

NOS PONEMOS EN CONTACTO CONTIGO

El empleo de una divisa como el yen o el franco suizo no es solo una referencia para fijar el importe en euros de cada cuota de amortización, de modo que si esa divisa se deprecia, el importe en euros será menor, y si se aprecia, será mayor. El tipo de cambio de la divisa elegida se aplica, además, para fijar el importe en euros del capital pendiente de amortización, de modo que la fluctuación de la divisa supone un recálculo constante del capital prestado. Ello determina, que pese a haber ido abonando las cuotas de amortización periódica, comprensivas de amortización del capital prestado y de pago de los intereses devengados desde la anterior amortización, puede ocurrir que pasados varios años, si la divisa se ha apreciado frente al euro, el prestatario no solo tenga que pagar cuotas de mayor importe en euros, sino que además adeude al prestamista un capital en euros mayor que el que le fue entregado al concertar el préstamo.

La STS 608/2017, de 15 de noviembre, expone que «a las condiciones generales que versan sobre elementos esenciales del contrato se les exige un “plus de información” que permita al consumidor adoptar su decisión de contratar con pleno conocimiento de la carga económica y jurídica que le supondrá concertar el contrato, sin necesidad de realizar un análisis minucioso y pormenorizado del contrato».

En síntesis, a efectos de valorar si se ha superado el doble control de transparencia, será básico comprobar si el profesional comunicó a los consumidores afectados toda la información pertinente que les permitiera valorar las consecuencias económicas de una cláusula relativa a sus obligaciones financieras.

En cuanto a los efectos de la declaración de anulabilidad del clausulado multidivisa.

La prestataria quedará obligada a restituir a los actores las cantidades que hubieren abonado de más con sus intereses desde cada cuota (una vez calculadas cuotas desde el inicio en euros) y, en su caso, tales cantidades deben compensarse con las que hubieren abonado los prestatarios de menos respecto de la cuota determinada en euros, con sus intereses (recordemos que inicialmente la depreciación de la divisa elegida determinaba una cuota inferior a la que hubiere correspondido en un préstamo en euros).

A la luz de la STS, Sala 1.ª, 608/2017, de 15 de noviembre que declara con una argumentación sólida la nulidad del préstamo multidivisa por la no superación del doble control de transparencia, se vislumbra que el petitum principal más plausible para los consumidores es invocar la nulidad por abusividad, dejando de lado —o relegando a petición subsidiaria— la nulidad por error en el consentimiento o por vulneración de normas imperativas.

DÉJANOS AYUDARTE