El 13 de diciembre de 2017 el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad que las mascotas fuesen consideradas como “seres vivos dotados de sensibilidad” como cumplimiento del Protocolo sobre protección de animales que figura como anexo al tratado Constitutivo de la Unión Europea de 1997 (Ámsterdam), que aboga por considerar a los animales como “seres sensibles”.

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Murcia ha desestimado las pretensiones de un hombre que pretendía obtener un régimen de copropiedad alterno del perro que adoptó con su  expareja mientras mantenían una relación. La parte demandante pretende recobrar la posesión del perro al haber transcurrido más de un año desde que pudo disfrutar de él por última vez. Por su parte, la parte demandada y actual poseedora del perro alega ser la única propietaria y cuidadora en cuanto ha sido la única parte que ha costeado los gastos. Asimismo, alude que ante los mensajes amenazantes de la expareja decidió bloquearle, pero que nunca hubo ningún contacto hasta la presentación de la demanda pese a tener los teléfonos de los familiares.
Alude la Sentencia que pese a la referida imposibilidad de inscribir a más de un titular, no consta acreditado que el demandante haya sufragado los gastos del animal, aportando únicamente dos facturas frente a las 19 de la demandada.
Asimismo, no se ha demostrado que desde que cesase el disfrute de la mascota el demandante se haya interesado por su estado.
Por otro lado, las declaraciones testificales han tenido especial relevancia. En primer lugar, uno de los intervinientes declaró que era la demandante quien siempre se encargaba del perro. Por otro lado, el veterinario de la mascota ha reflejado el fuerte apego del animal a su dueña, pudiendo provocarle ansiedad si se forzase su traslado dadas las características y edad avanzada del perro. Finalmente, en el reconocimiento practicado no ha constado apego alguno del animal hacia el demandante, habiéndose mostrado temeroso o nervioso ante su presencia y caricias.
Por todo ello, la copropiedad quedo desestimada, no cabiendo recurso contra la misma.

Entradas recomendadas