Cada día se escucha más sobre la mediación familiar como una vía para resolución de conflictos de interés entre familiares. Desde Cruz Mingo vamos a analizar las características y aspectos básicos en el proceso de mediación

La mediación familiar está muy solicitada y es la actuación número uno a la hora de resolver conflictos que van en aumento.

En caso de no poder solucionar un conflicto por ella misma, cualquier persona puede acudir a un abogado de familia en Madrid para llevar su caso a un tribunal y solventarlo de forma legal.

La mediación plantea un método de resolución de conflictos más flexible, económico y rápido, que se amolda a las necesidades de las partes implicadas. La mediación plantea una opción más económica y rápida que se adapta a las necesidades de cada cliente.

Además ofrece una total individualidad para que sea la propia persona la que elija las opciones y poder resolver el conflicto de la forma más beneficiosa para ellos y las personas que les rodean.

Hay que tener en cuenta que la mediación familiar no evita que surjan los conflictos, ya que estos vienen derivados por la convivencia entre los sujetos. Además tampoco asegura que el conflicto vaya a desaparecer, sino que ayuda a mejorar las relaciones entre ambas partes y establecer un diálogo entre ambas partes.

mediaciòn de conflictos

La función del mediador es ofrecer una solución que sea adecuada para ambas partes, y acompañarlas y ayudarlas durante todo el proceso para que sean las dos personas en conflicto las que inicien y acaben el proceso de mediación por su cuenta. Durante el transcurso de la mediación, el mediador debe escuchar y tener en cuenta las necesidades de las personas y evitar la sensación de que una de las dos partes “perdió” en el proceso y así, reducir el conflicto entre ellas.establecer un diálogo entre ambas partes.

La mediación ayuda ante cualquier tipo de conflicto, ya sea entre comunidades de vecino, empresas, socios y familias, estos últimos en mayor medida. Por tanto hay que contar con una mediadora como Cruz Mingo para ayudar a resolver el conflicto familiar, ya que no se trata de dos personas ajenas que no se volverán a ver una vez terminada la mediación. Ya sea para conlictos entre padres e hijos, parejas y matromonios que van a separarse y establecer los trámites de separación.

Hay que tener en cuenta que al iniciar el proceso de mediación, es siempre recomendable contar con un asesoramiento legal previo de un abogado de derecho civil para conocer los derechos y deberes individuales. La mediación no sustituye al asesoramiento legal, ambos son instrumentos complementarios en manos de cualquier persona. Conocer nuestros derechos nos ayuda a tomar decisiones y facilitar el diálogo entre ambas partes.

¿Necesitas un mediador? En el bufete de abogados en Madrid de Cruz Mingo podrás contar con la mejor mediación de conflictos. Solicita información y reserva tu cita.

Entradas recomendadas